Negligencias médicas - Información útil

Negligencias médicas - Información útil

 

En el ámbito sanitario, el daño o lesión física o psíquica producido a un paciente por un acto u omisión culposa o negligente da derecho al mismo a reclamar una indemnización por los perjuicios sufridos.

La buena praxis y el cumplimiento riguroso de los estándares asistenciales, de los protocolos existentes y de las normas técnicas preestablecidas para tal profesión es innegable que debe exigirse.

Por ello, y como vía indemnizatoria para reparar aunque sea mínimamente y en la manera de lo posible las lesiones producidas, las negligencias médicas son actuaciones u omisiones plenamente indemnizables.

¿CUANDO SE PUEDE RECLAMAR? 

La conducta negligente debe perseguirse siempre que exista, aunque no sea de forma directamente apreciable por el paciente o por personas no profesionales en el ámbito sanitario, un nexo de causalidad entre una falta de “Lex artis ad hoc” y la secuela en cuestión.

Y es así porque La “Lex artis” resulta ser el criterio valorativo de la corrección del acto médico ejecutado por el profesional de la medicina que tienen en cuenta las especiales características de su autor, de la profesión, de la complejidad y trascendencia vital del paciente, y en su caso de la influencia en otros factores endógenos.

 

¿QUÉ SE DEBE INDEMNIZAR? 

Tanto las secuelas, es decir, las lesiones estabilizadas que han sido causadas por la negligencia médica, como la incapacidad temporal y el daño moral que se ha infringido a la víctima por el evento dañoso. También resulta indemnizable el lucro cesante o pérdida de capacidad económica del individuo, así como los gastos, presentes o futuros, que la víctima debiera soportar por tal actuación.

El hecho de firmar una hoja de autorización o consentimiento, ¿produce la pérdida total de los derechos que sin la misma tenía reconocidos?

¿QUIÉN DEBE RESPONDER ANTE LAS LESIONES SUFRIDAS? 

Aun cuando la culpa o negligencia sea de un profesional de la salud, éste no siempre responde personalmente de los perjuicios o daños causados. En primer lugar porque no se actúa del mismo modo contra un profesional público que contra un profesional del ámbito privado, y en segundo lugar porque gran parte del personal del ámbito sanitario tiene contratados seguros que les cubren las acciones u omisiones culposas o negligentes, siendo las compañías las responsables civiles directas de tales actos.

EL CORPORATIVISMO EXISTENTE ENTRE EL PERSONAL DE LA SALUD PROVOCA QUE LA VÍA INDEMNIZATORIA MÁS EFICAZ SEA LA RECLAMACIÓN CONTRA LAS ENTIDADES ASEGURADORAS

¿CUÁLES SON LAS NEGLIGENCIAS MÉDICAS MAS COMUNES?

Retrasos o equivocación en el diagnóstico de enfermedades, intervenciones quirúrgicas con resultado lesivo, operaciones de cirugía estética sin obtención del resultado prometido, prescripción contraproducente de medicamentos, incumplimiento de protocolos, infecciones intrahospitalarias, olvido de material quirúrgico en el interior del paciente, falta de consentimiento informado, desatención del  paciente en el post-operatorio, etc.

¿QUÉ PLAZO TENGO PARA EMPRENDER ACCIONES DESDE LA PRODUCCIÓN DEL DAÑO?

No existe un plazo común para la reclamación por vía judicial o administrativa derivada de una negligencia médica, dependiendo el mismo del tipo de reclamación que se quiera interponer.

En supuesto de reclamación a centros sanitarios públicos, a través de la vía de la “responsabilidad patrimonial del Estado”, la jurisdicción contenciosa-administrativa obliga a interponer una reclamación administrativa previa en el plazo de un año. Si la misma es desestimada, cabra un recurso de reposición (30 días), o un recurso contencioso-administrativo(2 meses). El silencio de la administración en 6 meses ha de ser entendido como una desestimación de la reclamación administrativa, lo que producirá que solo se pueda reclamar por la vía contenciosa-administrativa en el plazo de 2 meses.

En reclamaciones llevadas por la vía penal, el plazo varía dependiendo del presunto delito cometido por el profesional sanitario. Para presuntos delitos el plazo, en términos generales, será de 3 años, mientras que para faltas será de 6 meses (plazo de prescripción).

Los plazos anteriormente detallados computan desde la estabilización de las secuelas, fecha que en muchos casos resulta difícilmente determinable y que requerirá de peritos médicos y abogados especialista que analicen exhaustivamente el historial médico y las circunstancias del paciente.

EL MOMENTO DE ESTABILIZACIÓN DE LAS SECUELAS RESULTA FUNDAMENTAL PARA CONOCER LOS PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN PARA ACUDIR A LA VÍA ADMINISTRATIVA O JUDICIAL 

 

Para más información, contacte con nosotros y nuestros abogados le asesorarán.

 

 
abogados especialistas en negligencias médicas
abogados especialistas en accidentes de tráfico

abogados especialistas en herencias